Realiza la Limpieza y Mantenimiento de Chimeneas y Estufas

Para que las chimeneas y estufas funcionen correctamente, deben de realizarse unas tareas de limpieza y mantenimiento. Si realizamos estas tareas:

Alargamos la vida útil de la chimenea o estufa.

Mejoramos su rendimiento

Disfrutamos del máximo confort

Reducimos el riesgo de incendio.

Contribuimos a preservar el medio ambiente, ya que evitamos la emisión de gases contaminantes a la atmósfera.

Hemos creado unos cómodos y prácticos kits con todos los elementos necesarios para optimizar el uso de los equipos de calefacción, facilitando su limpieza y mantenimiento de forma rápida y sencilla con el objetivo de conseguir, además de lo de arriba indicado, la máxima eficiencia energética.

La limpieza dependerá siempre de la intensidad del uso (ocasional o intensivo), del combustible utilizado (pellet o leña) y del tipo de limpieza que elijamos: mecánica (mediante un cepillo) o química (con la quema de productos que originan una reacción química que disuelve los residuos sólidos).

Además de la limpieza y el mantenimiento, hay que prestar especial atención al encendido de la chimenea. 

A continuación os indicamos una serie de consejos que facilitará futuras limpiezas y mantenimientos de vuestros equipos de calefacción:

Evitar que se queden residuos innecesarios en las paredes. 

Utilizar astillas o pastillas de encendido, en vez de papel (generará menos alquitranes).

Emplear el combustible adecuado para cada tipo de chimenea (pellets, leña, bialcohol…). 

Utilizar leña que esté bien seca y que sean poco resinosas (como la de la encina o roble). Maderas blandas (como la del pino) generan mucha resina que se adhiere a las paredes del tubo. 

No se debe de emplear maderas procedentes del mobiliario, barnizadas ni pintadas.

Realiza la Limpieza y Mantenimiento de Chimeneas y Estufas